Conoce más
Cómo mejorar los hábitos de alimentación de los niños

Compártelo

Facebook Twitter

Palabras clave: niños, dieta, alimentos nuevos, hábitos alimenticios.

Dentro de los retos más grandes a los que se enfrentan los padres de familia se encuentra el mejorar los hábitos de alimentación de sus hijos. Los buenos hábitos deben establecerse desde que son muy pequeños pues éstos perdurarán por el resto de su vida, de aquí la importancia de guiarlos correctamente.

Muchos padres emplean técnicas que después de un tiempo resultan obsoletas o simplemente no promueven buenos hábitos de alimentación. Seguramente habrás intentado algo como “Dos cucharadas más y te dejo ir a jugar” o “Si no te acabas las verduras no hay postre”. Otras técnicas para lograr que los niños coman algún alimento es cambiar el ingrediente de algún platillo o combinar el alimento favorito con uno de menor agrado. En ocasiones los adultos tenemos la idea de que por ser un alimento nuevo y diferente a los niños no les va a gustar.

Quizás pueda funcionar la técnica de convencer a los niños de que coman las verduras con la promesa de consumir otro alimento que sea más de su agrado, pero llegará un momento en el que simplemente no aceptarán el trato. Finalmente se ha observado que este tipo de estrategias sólo provocan en los niños el desarrollo de una asociación negativa con los alimentos a los que son forzados a comer y fomentan pensamientos como: “El brócoli debe ser algo tan malo que tienen que darme un premio por comérmelo”. Incluso hay expertos que atribuyen este tipo de actitudes al desarrollo de malos hábitos de alimentación y al mayor riesgo de presentar sobrepeso y obesidad en la edad adulta. Entonces, ¿Qué estrategias seguir?

1. Piensa en el hábito que quieres establecer

Recuerda que los hábitos que establezcas en un niño desde pequeño prevalecerán hasta que sea adulto así que más vale pensar muy bien qué hábitos quieres establecer y que no impliquen la formación de alguna mala costumbre.

Si tu objetivo es que logren comer alimentos diferentes, no esperes que después de que todos los días comen siempre lo mismo, de pronto quieran probar algo diferente. Si desde que comienzan a comer se integran a una dieta familiar variada, difícilmente se resistirán a probar cosas diferentes. Por otro lado, si lo que quieres es que coman más frutas y verduras, simplemente ofrécelas, mantenlas siempre disponibles y pon el ejemplo también, no hay nada peor para sabotear el esfuerzo de establecer un buen hábito que el que alguien de la familia decida que no comerá tal alimento. Recuerda los niños actúan por imitación.

Dentro de los hábitos que son importantes fomentar se encuentran:

  • El desayuno
  • El respeto a los horarios de comida
  • Obedecer las sensaciones de hambre y saciedad
  • El consumo de frutas y verduras
  • La incorporación de nuevos alimentos
  • El consumo de agua simple
  • Realizar actividad física

2. Haz cambios poco a poco

Si hay un alimento que tu hijo no conoce y que deseas que incorpore a su dieta, hazlo poco a poco. A veces es demasiado pedir que un niño pruebe un alimento y que además se termine todo lo del plato. Si tienes suerte y le gusta sólo será cuestión de que lo hagas consciente de lo mucho que le gustó. Si no le gustó, acéptalo y no lo obligues, ya tendrás otra oportunidad de darle el mismo alimento quizás, en una versión diferente.

Prueba lo siguiente:

  • Muéstrale fotos e imágenes de alimentos diferentes, se ha visto que si son expuestos a una gran variedad de alimentos, aunque sea en imágenes, los niños pueden presentar mayor apertura a probarlos.
  • Ofrécele en repetidas ocasiones el mismo alimento, puede tomar hasta 20 veces para que lo acepten.
  • Dales la opción de decidir cómo quieren preparado su platillo en lugar de darles la opción de si lo quieren o no.

3. Celebra esos pequeños cambios

De nada sirve enojarte cuando tu hijo decide que un alimento no le gusta, como ya sabes tendrás alguna otra oportunidad de ofrecérselo. Por otro lado cuando logres que haga un pequeño cambio celébraselo pero recuerda, no premies el consumo de un alimento con otro.

4. Involúcralos en la preparación de los alimentos

Hazlo parte de todo lo relacionado a la preparación de alimentos. Cuando hagas las compras invítalo a que elija una fruta o verdura que le cause curiosidad. Planeen juntos el menú familiar y asígnale una tarea durante la preparación. Muchas veces involucrar a los niños en la preparación de sus propios alimentos hace que se sientan responsables de lo que comen y siempre les será más atractivo comer algo que ellos mismos hicieron.

Ahora ya sabes cómo comenzar a formar buenos hábitos en tus hijos, recuerda que esta es una tarea de paciencia y perseverancia, así como de predicar con el ejemplo. Los hábitos que establezcas en los niños desde pequeños prevalecerán en su vida adulta.

Tania Aguilar López LN, MNH

Compártelo

Facebook Twitter
Cómo mejorar los hábitos de alimentación de los niños

LO + NUEVO

  • Consejos para mantener una excelente salud digestiva

    La digestión comienza en la boca, pero la salud digestiva inicia con los alimentos y bebidas que seleccionamos diariamente para su consumo ...

    Ver más
  • Salud de los músculos y huesos para ser fuerte toda la vida

    Nuestros músculos y huesos permiten el movimiento y dan forma al cuerpo, de tal manera que la postura y la fortaleza de un individuo es el resultado de ...

    Ver más