Conoce más

Lactancia

Lactancia

La leche materna es el alimento con la composición ideal para satisfacer las necesidades nutricionales, fisiológicas e inmunológicas del bebé durante sus primeros meses de vida.

Durante esta etapa y después de nueve meses de embarazo es muy común que las mujeres se quieran poner a dieta para recuperar su peso y su figura; sin embargo esta práctica no es recomendable ya que la producción de leche requiere de un mayor consumo de energía. En términos generales la lactancia es una excelente ayuda para recuperar el peso de la mamá.

La pérdida de peso después del parto es diferente en cada persona y puede llevar hasta un año después del nacimiento del bebé para volver al peso original. La práctica de la lactancia exclusiva, así como una alimentación balanceada y realizar actividad física de manera regular, ayudan a la pérdida del peso ganado durante el embarazo.

Mientras esté amamantando, la madre requiere ingerir aproximadamente 500 Calorías adicionales; sin embargo esto depende del nivel de actividad, la ganancia de peso durante el embarazo, la pérdida de peso después del parto, etcétera.

En el momento de la lactancia, al igual que cualquier momento de la vida, una mujer debe llevar una dieta saludable; ésta debe ser completa, variada, suficiente e higiénica, además de ser abundante en líquidos.

Beneficios de la lactancia:

  • La leche no necesita ser esterilizada, calentada ni refrigerada
  • No representa un gasto económico.
  • Hace que el útero se contraiga de manera más rápida y ayuda a recuperar la figura más rápidamente.
  • El calostro que es la primera leche que se produce después del parto, protege al bebé contra infecciones.
  • La leche materna garantiza el crecimiento y desarrollo del bebé.
  • Fortalece el vínculo afectivo con la mamá.
  • Está disponible en cualquier lugar y a cualquier hora.
  • Ayuda al bebé a mejorarse si padece de estreñimiento o diarrea.

Algunos tips para la lactancia son:

  • Una manera de asegurar una ingestión suficiente de líquidos es beber un vaso de agua antes y otro después de alimentar al bebé.
  • Evita el consumo de cebolla cruda, ajo, chocolate en exceso, mole y en general alimentos muy condimentados, ya que suelen provocar trastornos digestivos en el niño, como gases y cólicos intestinales, o pueden darle a la leche un sabor desagradable.
  • Si notas algún cambio en el apetito del bebé o percibes un exceso de gases, debes analizar tu alimentación y evitar el alimento que esté causando la molestia.
  • No se recomienda fumar durante este periodo; muchos de los componentes químicos del cigarro pueden pasar al niño a través de la leche materna.
  • Disfruta la lactancia materna, ésta constituye la forma ideal de alimentar a los recién nacidos durante sus primeros seis meses de vida.
  • El consumo de hierro durante la lactancia ayuda a recuperar las reservas perdidas durante el embarazo y en el momento del parto.
  • El calcio es importante en este periodo para la formación de los huesos y dientes del bebé; a lo largo de la lactancia sigue siendo indispensable para la salud de ambos, las recomendaciones van de 1200 a 1500 mg al día.
  • Para evitar grietas en los pezones revisa la posición del bebé y tu técnica de alimentación. No te apliques cremas o pomadas, un poco de tu leche alrededor del pezón ayudará a lubricarlo de manera natural.

 

LO + NUEVO

  • Consejos para mantener una excelente salud digestiva

    La digestión comienza en la boca, pero la salud digestiva inicia con los alimentos y bebidas que seleccionamos diariamente para su consumo ...

    Ver más
  • Salud de los músculos y huesos para ser fuerte toda la vida

    Nuestros músculos y huesos permiten el movimiento y dan forma al cuerpo, de tal manera que la postura y la fortaleza de un individuo es el resultado de ...

    Ver más