Conoce más
Adulto en plenitud

Compártelo

Facebook Twitter

En cada etapa de la vida se tienen diferentes necesidades nutrimentales de acuerdo a los procesos biológicos que suceden en ese periodo de vida. Durante la tercera edad se requiere de una menor cantidad de energía, sin embargo los requerimientos de ciertos nutrimentos se mantienen igual y son fundamentales para gozar de un buen estado de salud, por ello es muy importante asegurar un consumo adecuado de:

Nutrimento Función
Calcio y Vitamina D Un consumo adecuado de calcio y vitamina D ayuda a prevenir la osteoporosis y las fracturas. Es importante consumir alimentos bajos en grasa, y si se presenta intolerancia a la lactosa, existen opciones deslactosadas para evitar problemas digestivos. La exposición a los rayos UV del sol ayuda a la producción de vitamina D en el cuerpo. Alimentos que contienen calcio: Leche, queso, tortillas y cereales fortificados. Alimentos que contienen vitamina D: Lácteos, hígado, huevo y cereales fortificados.
Fibra La fibra junto con una alimentación adecuada y una buena hidratación, puede ayudar a mejorar el estreñimiento y evitar problemas esctructurales del intestino que se presentan con frecuencia en personas mayores (diverticulitis) Alimentos que contienen Fibra: Frutas y Verduras (de preferencia frescas y con cáscara).
Zinc La deficiencia de este nutrimento se relaciona con una mala cicatrización y el deterioro de la respuesta inmune. Alimentos que contienen Zinc: carnes, huevo, oleaginosas, ostiones y cereales fortificados.
Hierro Es un mineral escencial para nuestro organismo ya que ayuda a transportar el oxígeno a todas las células del cuerpo. Alimentos que contienen Hierro: hígado, vegetales de hoja verde, lentejas, cereales fortificados.
Vitamina B12 Es indispensable para la formación de glóbulos rojos y la regeneración de los tejidos. Alimentos que contienen Vitamina B12: hígado, canes, lácteos, cereales fortificados, leche y sus derivados, huevo, sardina.
Proteínas Son de gran importancia para el mantenimiento, reparación y protección de todo el organismo durante toda la vida. Alimentos que contienen proteínas: carne, pollo, pescado, huevo, leche, leguminosas(frijoles o lentejas)

Además de la inclusión de los alimentos mencionados anteriormente en la dieta diaria de estas personas, es de suma importancia la presentación y preparación de los alimentos.

Te sugerimos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Elige alimentos de fácil masticación como:

  • Huevos
  • Pescados
  • Carne picada o molida
  • Productos lácteos
  • Arroz
  • Pastas
  • Vegetales cocidos
  • Frutas blandas o cocidas
  • Purés de verduras o frutas
  • Sopas
  • Galletas suaves
  • Licuados

Evita alimentos secos y de difícil masticación como:

  • Tostadas
  • Chicharrón
  • Cortes gruesos de carne o carne deshebrada

En muchas ocasiones la edad adulta conlleva la presencia de ciertas enfermedades, que si bien pueden deberse al proceso normal de envejecimiento de nuestro cuerpo, también pueden haber sido ocasionados por haber llevado un estilo de vida poco saludable por mucho tiempo.

Si ese es el caso, nuestras recomendaciones son las siguientes:

  • Modera el consumo de azúcar y sal. Si padecemos de hipertensión arterial, es conveniente utilizar poca sal al cocinar y no llevar sal a la mesa; para sazonar es recomendable utilizar condimentos como: limón, tomillo, pimienta, clavo, cebolla, ajo, etc.
  • Reduce la cantidad de grasa de la alimentación, evitando carnes con grasa visible, embutidos, quesos y leche entera. Esto te puede ayudar a llevar un mejor control de las calorías que consumes diariamente y por lo tanto cuidar tu peso corporal.
  • Evita el cigarro y el consumo de bebidas alcohólicas ya que esto puede afectar aún más tus papilas gustativas y evitar que percibas el sabor de los alimentos.
  • Bebe agua a intervalos regulares aunque no sientas sed para mantener un buen estado de hidratación corporal. Es importante estar alerta de los síntomas comunes de deshidratación corporal como piel seca y orina concentrada.
  • Realizar actividad física, siempre acorde a las posibilidades individuales. El mantenerte activo ayuda a que tus músculos conserven su estructura y fortaleza y de esta manera poder evitar tropiezos y caídas que puedan llegar a ocasionar fracturas.
  • Controla tu consumo de calorías con la finalidad de prevenir o reducir problemas de sobrepeso.
  • Algunos medicamentos pueden interferir en la absorción de algunos nutrimentos, por lo que es importante consultar con un profesional de la salud que te indicará si es necesario poner especial atención en algún nutrimento.
  • Si se padece de alguna enfermedad crónica o se consume una alimentación insuficiente, es muy importante acudir con un profesional de la salud, que nos pueda diseñar un plan de alimentación adecuado, o de ser necesario recomendarnos el uso de algún tipo de suplemento.
  • Recuerda que siguiendo estas recomendaciones podrás gozar de un envejecimiento saludable en compañía de tu familia y amigos. Si padeces alguna enfermedad recuerda visitar a tu profesional de la salud para que le dé seguimiento y tratamiento adecuado y mantengas una buena calidad de vida durante esta etapa de la vida.

Compártelo

Facebook Twitter
Adulto en Plenitud

LO + NUEVO

  • Consejos para mantener una excelente salud digestiva

    La digestión comienza en la boca, pero la salud digestiva inicia con los alimentos y bebidas que seleccionamos diariamente para su consumo ...

    Ver más
  • Salud de los músculos y huesos para ser fuerte toda la vida

    Nuestros músculos y huesos permiten el movimiento y dan forma al cuerpo, de tal manera que la postura y la fortaleza de un individuo es el resultado de ...

    Ver más