Conoce más
Mitos y realidades sobre los “superalimentos”

Compártelo

Facebook Twitter

Recientemente se ha publicado mucha información sobre alimentos denominados “superfoods” o como se traducen al español “superalimentos”. Este término se utiliza para agrupar alimentos que se consideran altos en ciertos nutrimentos como antioxidantes, fitoquímicos o lípidos como omega-3 y 6, y cuya función ayuda a la prevención de enfermedades y favorece la salud. Pero ¿cuál es la evidencia científica detrás de estas afirmaciones? ¿Necesitamos consumir altas cantidades de ellos para obtener los beneficios?

Hoy en día la población está más preocupada por la salud, esto es positivo, ya que favorece en muchos sentidos la cultura de la prevención. Esta situación ha generado una gran disponibilidad de información en torno a la alimentación, sobre todo en internet. Sin embargo, esta información no siempre es confiable y puede causar confusión o malinterpretarse, ocasionando que se consideren ciertos alimentos como milagrosos o curativos, cuando no lo son.

Todavía no hay una definición oficial o técnica de “superalimentos” sin embargo, el diccionario Oxford de Estados Unidos indica que son alimentos ricos en nutrimentos que se consideran especialmente beneficiosos para la salud y el bienestar. En términos sencillos, un “superalimento” puede ser un alimento de cualquier grupo (fruta, verdura, cereal, leguminosa o alimento de origen animal) que aporta beneficios extra o adicionales para la prevención de enfermedades.

Este tipo de afirmaciones hacia ciertos alimentos, provienen de investigaciones científicas sobre el contenido de los alimentos, por ejemplo, los arándanos o la granada son ampliamente conocidos por su alto contenido de antioxidantes, como las antocianinas (sustancias que le dan el tono azul-rojizo) que protegen a las células del daño provocado por el estrés oxidativo causado por el propio organismo o por agentes contaminantes₁. El salmón se ha considerado como un “superalimento” por su alto contenido de omega-3 que protege la salud cardiovascular₂, en la gama de grasas “buenas” también encontramos al aguacate, las oleaginosas como almendras y pistaches, entre otros. Las semillas como las de chía o las de linaza también se consideran dentro de esta categoría pues aportan fibra y ácidos grasos esenciales y pueden ayudar a mejorar los niveles de colesterol₃. En las leguminosas se consideran las lentejas y los frijoles de soya por su contenido de fibra, folato y aminoácidos.

Aunque es innegable que hay alimentos que tienen propiedades que nos ayudan a estar más saludables, los nutriólogos recomiendan no caer en los excesos, lo importante es tomar este tipo de información como un recordatorio de la variedad de opciones en el mercado. Incluirlos en la alimentación puede traer beneficios específicos si se consumen en la justa proporción.

Además hay que destacar sobre la accesibilidad de algunos “superalimentos” pues muchos de ellos son relativamente nuevos o de importación por lo que su costo puede ser alto en comparación con productos tradicionales; si se tiene la facilidad para comprarlos se pueden adquirir con mayor frecuencia.

Afortunadamente los alimentos cotidianos también nos proporcionan nutrimentos indispensables para la salud, por ejemplo:

  • Los cereales integrales como el salvado de trigo, la avena o el arroz contienen fibra y prebióticos que ayudan a prevenir enfermedades del sistema digestivo.
  • Los pescados, aún enlatados o congelados, son fuente de Omega 3 y 6, como el atún y las sardinas. Los charales se consideran excelente fuente de calcio.
  • Aprovecha las verduras y frutas de temporada como las manzanas o las zanahorias que tienen altos contenidos de vitaminas, minerales y fibra.
  • Consume grasas de origen vegetal como el aguacate y las nueces, que aportan grasas saludables para el corazón y son de fácil adquisición en toda Latinoamérica.
  1. Del Bó C1, Riso P, Campolo J, Møller P, Loft S, Klimis-Zacas D, Brambilla A, Rizzolo A, Porrini M. (2013) A single portion of blueberry (Vaccinium corymbosum L) improves protection against DNA damage but not vascular function in healthy male volunteers. Nutr Res. Mar;33(3):220-7.
  2. . Mayo Clinic Staff (2012) Omega-3 in fish: How eating fish helps your heart . The omega-3 fatty acids in fish are good for your heart. Find out why the heart-healthy benefits of eating fish usually outweigh any risks. Disponible en: http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/heart-disease/in-depth/omega-3/art-20045614
  3. Does ground flaxseed have more health benefits than whole flaxseed? Mayoclinic.org. http://www.mayoclinic.org/healthy-living/nutrition-and-healthy-eating/expert-answers/flaxseed/faq-20058354. Accessed Nov. 5, 2014.
  4. . Oxford English Dictionary, edición en línea, la entrada «superfood», www.oxforddictionaries.com/. Última consulta el 8 de Enero 2015.

L.N. Paola Patricia López Flores

Compártelo

Facebook Twitter
Mitos y realidades sobre los “superalimentos”

LO + NUEVO

  • Consejos para mantener una excelente salud digestiva

    La digestión comienza en la boca, pero la salud digestiva inicia con los alimentos y bebidas que seleccionamos diariamente para su consumo ...

    Ver más
  • Salud de los músculos y huesos para ser fuerte toda la vida

    Nuestros músculos y huesos permiten el movimiento y dan forma al cuerpo, de tal manera que la postura y la fortaleza de un individuo es el resultado de ...

    Ver más